Las carreras profesionales

Cuando trabajas en una compañía grande tienes opciones de progresar en tu carrera profesional sin tener que cambiar a otra empresa y es tu decisión definir el nivel de aspiración y es tu responsabilidad convertir esa aspiración en realidad.

La empresa y sus managers nunca deben definir la aspiración del empleado y  nunca serán responsables de su evolución, pero sin embargo, juegan un importante papel en ella. La empresa debe poner los medios para que todo aquel que lo desee, pueda desarrollarse, y sobre todo, debe practicar sin remilgos la promoción interna.

Los managers con su forma de dirigir (dejar espacio, nivel de exigencia, coaching, etc.), se pueden convertir en el acelerador de esas aspiraciones.

Hay que tener muy claras nuestras expectativas para evitar frustraciones e insatisfacciones. Existen unas limitaciones naturales, ya sea por apetencia o por cualidades, que se deben considerar a la hora de fijar nuestras aspiraciones. Hay que prepararse para poder optar a las oportunidades que se produzcan, teniendo en cuenta que las oportunidades tienden a decrecer por el aplanamiento de las organizaciones y por la falta de crecimiento de los mercados. No tiene sentido “exigir ” una carrera profesional a una compañía (muy típico a la hora de incorporarse a ella), sino que hay que exigir medios e interés por el desarrollo de sus empleados y como decía al inicio, proactividad en la promoción interna. Pero más allá de esto, las oportunidades dependerán del crecimiento del mercado y sobre todo será la evolución del empleado la que marque su futuro profesional .

Una formación sólida ayudará a progresar al empleado, y aunque pueda parecer injusto, la preparación hará que personas con inteligencia natural pero sin el mismo nivel de formación en la práctica, no puedan competir por determinadas posiciones. Sin embargo, un exceso de curriculum puede actuar como “inhibidor de sensatez” desenfocando la visión del empleado sobre sus posibilidades reales y sobre todo, sobre el timing. La formación per se, es una caja de herramientas inútil si no está complementada con vivencias reales y éxitos tangibles. Por otra parte, a los “no ilustrados” con inteligencia natural que tengan ganas de hacer una carrera profesional, les animaría a que “se ilustrasen”, ya que hoy con esfuerzo, es posible recuperar el tiempo perdido (y no me estoy refiriendo a hacer cursos de  “cómo… “).

Desde mi punto de vista, la clave para la promoción está basada fundamentalmente en el éxito. Es una condición necesaria, aunque no suficiente, tener éxito de una forma consistente para poder acceder a nuevas posiciones. A partir de ahí, la segunda componente será el potencial de cada uno para afrontar los nuevos retos y esto estará basado en sus cualidades . Por último, hay que considerar el nivel de involucración del empleado. Hay que ” ser compañía “, ya que se puede ser buen profesional, reconocido por la compañía, pero con un planteamiento de vida contrario a la involucración total, y en estos casos ni para el empleado ni para la empresa, tendría sentido que éste optase a determinadas posiciones.

También es importante entender que el cuadro de mandos no es la única forma de progresar. Hay profesionales que no se sienten cómodos dirigiendo pero que se ven atraídos por la componente económica y las condiciones de esas posiciones. Debe existir una vía alternativa para aquellos que no quieran o no puedan acceder a una posición de managers, debiendo ser esas carreras igualmente reconocidas, y adecuadamente recompensadas. Sin embargo, en este sentido creo que por la naturaleza del management, las posiciones de management deben estar mejor recompensadas que las vías alternativas.

Formación, éxito, valencias libres para crecer, apurar todos los puestos que se ocupen para extraer todas sus vivencias, ” ser compañía “, esperar a que las oportunidades se produzcan y entonces: ¡¡¡ganar!!!

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Fuga de talentos

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Los movimientos de profesionales entre competidores es algo bastante normal, porque el conocimiento de una determinada industria o segmento de mercado condiciona la carrera profesional, adscribiendo a ese profesional a ese sector.

No mirar por el retrovisor

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Sigo la movida de los profesores a los que tengo gran admiración y cuya profesión me parece susceptible de ser vocacional. No quiero entrar en la polémica específica de la educación pero sí quiero utilizar la situación para

Tambien te puede interesar

Share This