Management: Lo único que cuenta es el legado de un manager

El artículo que me pasa Juanjo de Paul Shirley titulado Thibodeau, en el punto de mira concluye: “Tom Thibodeau, Barack Obama… No importa de quién se trate o lo que haya dicho. En muchos casos incluso ni lo que haya hecho. Lo que importa es lo que ha pasado mientras estaba al mando”.

Me parece un articulo interesante aunque el párrafo que abre este post, y que es con el que el periodista cierra su artículo, me crea bastantes dudas en cuanto a su conclusión porque parece que pone énfasis en que lo importante son los resultados- lo que ha pasado mientras está al mando- mientras que el articulo rezuma apoyo a las causas como razón exculpatoria de los malos resultados que un manager haya podido tener.

Los seguidores de los Bulls achacan la culpa de los malos resultados al entrenador sin ser conscientes de las dificultades de lesiones por las que el equipo ha atravesado. De aquí deduce que existe una tendencia a buscar un culpable, tendencia con la que estoy de acuerdo y que caracteriza el comportamiento de muchos “managers” en sus empresas.

Cuando no se consiguen resultados en un equipo el responsable es el entrenador y cuando esto ocurre en las empresas el responsable es el manager a cargo de esa empresa, unidad de negocio, o de cualquier equipo de esa organización cuando nos referimos a sus objetivos directos. Pueden existir razones de peso para que unos resultados no se hayan conseguido pero cualquier consecuencia que aflore de ese incumplimiento afecta en primera persona al manager.

Sin embargo muchas veces este manager en connivencia con su jefe coinciden en que hay que buscar a alguien que cargue con el muerto y exima al manager incumplidor de su responsabilidad. Este comportamiento es característico de organizaciones dirigidas por estructuras de manager poco profesionales en las que a cualquier nivel prevalece el instinto de conservación frente a la competitividad- actividad popularmente conocida como “salvar el culo”-.

No digo que no se deban analizar las causas del bajo rendimiento- en el caso del artículo la lesión del mejor defensor y la maltrecha pierna de la estrella- y tampoco digo que cualquier bajo rendimiento tenga que tener consecuencias dramáticas e inmediatas para el manager, pero en ningún caso se debe concluir que la existencia de esas causas por si sola justifique el resultado y salve la actuación del manager dejándole fuera de cualquier responsabilidad.

Ante cualquier situación de bajo rendimiento el jefe del manager debe entender las causas, debe dar feedback al manager para que evite esas situaciones en el futuro y debe establecer un plan de mejora especifico para dotarle de las habilidades que quizás no tenia o que no estaba poniendo en práctica; y si ese plan de mejora no surtiese efecto sería el momento de tomar una decisión al respecto de la continuidad del manager, pero solo después de ese ejercicio de evaluación y mejora por parte de su jefe.

El manager por su parte debe identificar, también, dentro de su equipo los responsables directos del descalabro y debe actuar con ellos de la misma forma que he descrito en el párrafo anterior que su jefe debería actuar con él. Pero nunca se puede concluir que los únicos responsables son la mala suerte y los elementos exógenos y que el manager y su equipo lo han hecho magníficamente.

Para mí lo importante son las cosas que pasan durante el periodo en el que el manager ha estado al cargo de un equipo, aquello que él ha dejado como legado de su mandato cuando ha abandonado esa responsabilidad. Mi doble criterio a la hora de poner nota es muy simple: cumplimiento de objetivos de una manera consistente y dejar un equipo mejor del que recibió cuando se incorporó- este segundo elemento incluiría que su sustituto haya salido del propio equipo o que al menos objetivamente hubiese candidatos preparados para sustituirle-.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Serendipity

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas |
Y Serendipia en castellano, es un término que además de resultarme interesante,  suena bien y representa la posibilidad de hacer descubrimientos deseables por accidente, lo cual se corresponde con la castiza chiripa. Nunca había

Los objetivos de equipo y los individuales: El egoísmo auto lesiona

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=BnfkEzhWifA&w=560&h=315] Parece que el egoísmo o simplemente el instinto de conservación son ingredientes suficientes como para que cualquier empleado de una empresa anteponga sus

Tambien te puede interesar

Share This