China ya tiene su propio Silicon Valley

Un mercado de cientos de millones de personas, grandes corporaciones e inversores. Sólo era cuestión de tiempo que el gigante asiático contara con su propio ecosistema de ‘start up’. Un duro competidor para Palo Alto, principalmente, y un escenario al que es difícil entrar. En 1979, Shenzhen fue declarada zona económica especial. Hoy, casi 40 años después, esta región -que vivió una vertiginosa inversión multimillonaria tanto de capital chino como extranjero a raíz de ese título- se ha convertido en el Silicon Valley del gigante asiático. Allí conviven ahora emprendedores, inversores, grandes corporaciones y un espacio de coworking de 5.000 metros cuadrados bautizado como Simply Work. “Un buen caldo de cultivo”, comenta




Tambien te puede interesar