Las grandes empresas ya no tienen gancho

Un descenso de la seguridad laboral y del sueldo son algunos de los factores que hacen que las organizaciones pierdan su capacidad de seducción para atraer a los mejores. Esta situación obliga a las compañías a adoptar modelos de contratación y desarrollo más atractivos. Érase una vez un recién licenciado que quería trabajar en una gran empresa. Un buen sueldo, una carrera fructífera y la expectativa de un trabajo para toda la vida convertían a las más grandes en uno de los objetos de deseo de los jóvenes a la caza de su primer empleo. Ahora este cuento no siempre tiene un final feliz. El informe Randstad Employer Branding, cuando la percepción puede convertise




Tambien te puede interesar