ACCIÓN

Hoy es lunes 7 de enero y me reincorporo a mi post semanal. Hoy en Madrid es fiesta móvil, lo cual me parece un mal inicio para la que esta cayendo, por lo que voy a escribir sobre lo que tenía pensado,  que es la movilización individual como única solución para esta crisis.

Si alguien pensaba:

Que las cosas se iban a solucionar solas.

Que nuestro inepto gobierno iba acometer reformas en vez de dar tijeretazos.

Que un parlamento en mayoría absoluta servía para algo.

Que la oposicion se iba a preocupar de nosotros cuando ya bastante tiene con perpetuarse después de muertos.

Que las manifestaciones y protestas populares iban más allá de una actitud de “pepito grillo” con poquísima efectividad.

O que el mundo se iba a acabar……………………

Pues aquí estamos, vivitos y coleando, con un nuevo año que siempre es un buen momento para hacer buenos propósitos. No vale encomendarse a nadie, ya que hay que tener por seguro que nadie va a hacer nada por nosotros, ni va a ayudar o facilitar las cosas, de modo que a partir de ahí, solo nuestro esfuerzo individual va a conseguir sacarnos hacia adelante. Esta situación, que en principio puede parecer una mala noticia es, sin embargo, excelente, porque una vez que te quitas de encima toda la irrealidad en la que has basado tus razonamientos, tu vida solo puede ir a mejor.

Apuntémonos a la cultura del esfuerzo, y si alguien se cree que ya trabaja demasiado que se lo haga mirar, porque en dos de cada tres casos me atrevería a decir que está en un error, que su nivel de esfuerzo está muy por debajo de la media y que sus referencias son erroneas. Rechazemos los comportamientos basados en el escaqueo, la picardía y ser el más listo.

Asegurémonos que lo que hacemos aporta valor económico porque si no es así, tarde o temprano nos encontraremos en la calle. Gran parte del desempleo que se ha producido ha sido debido a la artificialidad de muchos “proyectos empresariales” que solo buscaban el pelotazo orquestado o que estaban basados en las tristemente famosas burbujas, pero que ante una realidad económica, eran pura ficción.

Apuntémonos a la competitividad, ya que es el único argumento compatible con las dinámicas de los mercados, intentemos ser mejor profesional, planteemos nuestras vida en base a pilares sostenibles, huyamos de subsidio y sobre todo, huyamos del corporativismo. No se puede formar parte de los funcionarios, los trabajadores, los empleados o los managers, hay que separar la paja del grano y apostar por formar parte de los buenos profesionales y denostar a los malos en cualquier actividad.

Los empresarios deben crear proyectos con conciencia empresarial, diseñados para perdurar que vuelen sin subvenciones y en los que el key success factor no sea ni el amiguismo ni  la corrupción, que abren puertas inaccesibles de otra manera,  pero que dejan fuera de juego a quien hace las cosas bien que por contagio, intentará sin éxito emular a los tramposos.

Los empresarios deben fichar a excelentes managers  que se preocupen de sus empleados y que, sin paternalismo, los valoren en su justa medida erradicando cualquier práctica de nepotismo. El empresario que se aprovecha de su plantilla va contra su propio interés, ya que si se es “generoso” con los empleados, se es inteligente, mientras que si se aprovecha de ellos con su comportamiento,  provoca la respuesta de los sindicatos que se agarraran a esa estupidez para crear un auténtico desaguisado con sus ideas trasnochadas y su falta de profesionalidad.

Colaboremos con nuestro comportamiento a regenerar la sociedad ya que los politicos, que deberian ser los que produjesen esa regeneracion, estan muy ocupados, unos con la erótica del poder y los otros muertos vivientes protegiendo sus posiciones. Tengamos conciencia social, juguemos limpio, huyamos de la pillería, de vivir de las subvenciones y los subsidios y sobre todo, de desvirtuar el juego del mercado mediante practicas corruptas.

Me gustaría terminar dirigiéndome a mis queridos managers con mi principal petición, porque ellos tienen en su mano cambiar muchas cosas. Los managers deberían hacer que se “acoplen los cuadrantes del mercado laboral”, es decir, que en el mercado laboral coincidan los empleados con los profesionales y los desempleados con los no profesionales, ya que sin la utopía del pleno empleo siempre existirán parados y es más eficiente, y no injusto, que los mejores ocupen el mercado.

cuadrantes del mercado laboral

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Valoraciones: Criterios y Sentimientos

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
En el post sobre los managers necesarios en una situación de crisis, en algún momento mencionaba la necesidad imperiosa para un manager de ser capaz de valorar adecuadamente como uno de los elementos que se requieren en una situación

Las buenas decisiones de negocio : Una subvención menos.

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
En los últimos tiempos, con el final de la subvención en los móviles estamos viviendo una reciente decisión de negocio de las que son realmente importantes, porque cambian uno de los elementos fundamentales que han marcado la evolución

Tambien te puede interesar

Share This