Cristiano está triste.

Me uno a la pléyade de comentaristas que han aprovechado la falta de respeto de Cristiano, para rellenar páginas y espacio. Aunque creo que ese no es mi caso, cojo una sugerencia de mi amigo Juanan para, como siempre, tratar de aprovechar comportamientos evidentes y conocidos para hablar de management.

En primer lugar, asumo que su tristeza no tiene que ver con ningún problema personal, porque si así fuese, ya no tendría nada que decir. Reconozco que no he seguido mucho el tema, por lo que voy a utilizar diferentes hipótesis de las posibles causas sin ningún interés en analizar cúal es la real (si es que existe).

Hipotesis1: Es un problema económico.

Si esta es la razón, solo puedo tildar el comportamiento de indecente, porque con la que está cayendo, ninguno de los que estemos en una situación aceptable, por no decir de auténtico privilegiado, puede cometer la insensatez de airear un descontento por su sueldo.

Si esta hipótesis fuera cierta, demostraría que cuando los jóvenes consiguen éxito, fama y dinero con mucha rapidez, muestran claramente sus carencias de madurez así como su incapacidad para manejar el tremendo gap que existe entre su posición social de reconocimiento y su falta de educación y desarrollo personal.

Una solución sería que pague la clausula y se vaya a donde le paguen lo que cree que aquí no le dan. Y aquí sí que hay un paralelismo muy claro con determinados comportamientos en las empresas, porque aunque quizás no existe ese tremendo gap, te encuentras mucha gente que se considera mal pagada. Pues que se apliquen el mismo cuento.

Recomiendo a todo el que se encuentre en esa situación que saque la cabeza, se asome al mercado y vea si el mercado está dispuesto a pagarle lo que  pide, es un chequeo que si se hace periódicamente pondría muchas cosas en su sitio y bajaría muchos humos.

Hipótesis 2: No se siente reconocido profesionalmente.

Si fuese este el motivo, tengo una enmienda a la totalidad y además creo que aquí radican todos los problemas de Cristiano. Está obsesionado por ser el bota de oro, el mejor jugador de Europa, el mejor jugador del mundo o cualquier título individual que pueda existir.

En este caso, él y su entorno deben entender que se ha equivocado de deporte y que se debería haber dedicado a un deporte individual donde él brillase con luz propia, donde no tuviese que preocuparse de que juega en un equipo y donde esa rabia y motivación le empujarían hacia el numero uno.

El fútbol es un deporte de equipo y yo prohibiría esos galardones que son huecos que no tienen nada que ver con los objetivos de un club (que paga una pasta por ganar títulos), y despistan a gente como Cristiano penalizando a su club.

No es bueno para el Real Madrid que Cristiano juegue todos los minutos, aunque haya partidos en los que hasta sus defensores a ultranza se esconden. No es bueno para el Real Madrid que Cristiano tire todas las faltas cuando el nivel de efectividad es patético (¿qué apunta Mou en la libreta?). Cuando Cristiano quiere aparentar ser un jugador de equipo dice cosas como “yo juego para mis compañeros y mis compañeros juegan para mí”, no Cristiano, tus compañeros y tu jugáis para que el equipo gane.  Y así podría seguir, pero está claro que es una debilidad del manager tratar a Cristiano de una forma diferente al resto, adaptando muchas cosas para que Cristiano esté contento.

En la empresa también existe ese tipo de favoritismo para los Cristianos, por ejemplo de la venta, de modo que los Sales Managers hacen concesiones y crean situaciones de privilegio que son injustas, pero que además a la larga terminan con equipos de ventas malos. Puede parecer iluso pensar en los intereses de la empresa antes que en los particulares, no obstante, tras este aparente altruismo ilógico, hay que ser consciente que si la empresa no existe o va mal, yo me veré en el paro o en una situación precaria.

Os aconsejo echar un vistazo al post sobre los ranking de vendedores (http://elmalabar.es/2011/09/27/%c2%bf-ranking-de-vendedores-no/) y los contest de la venta y veréis que estoy totalmente en contra de ellos, ya que un director de ventas debe buscar que todos sus vendedores consigan los objetivos, sin significar quien es el peor y quien es el mejor. La venta se debe regir por los criterios de las pruebas de acceso e intentar que pasen todos en vez de incentivar para que alguien sea el mejor.

Hipótesis 3: Cristiano no está motivado.

Aquí no voy a hacer ninguna referencia a Cristiano y directamente voy a entrar al trapo de la motivación y su sacralización. Dios me libre de rebatir la importancia de la motivación como motor de la actividad y la consecución de logros, con lo que estoy absolutamente de acuerdo, pero cuando se convierte en un objetivo para la empresa me pone muy nervioso.

Hay que llegar a la oficina motivado desde casa pidiendo al manager en particular y a la empresa en general, que evite bajar ese nivel de motivación, siendo cada empleado el responsable de su propia motivación. La motivación es tan vital como la respiración, pero en cada puesto de trabajo no se debe esperar una conexión para la respiración ni la motivación asistida.

Aceptar que la desmotivación es una responsabilidad de la empresa significa dar munición para la desgana generalizada por el trabajo, que caracteriza a una parte muy importante de nuestra sociedad.

Para concluir, espero que a Cristiano le sancionen por su falta de respeto hacia el público y por convocar una rueda de prensa ad hoc, siendo éste un buen momento para regularizar su comportamiento como uno más del equipo. Por otro lado, a los que se consideran mal pagados, a los que no se sienten reconocidos, a los súper desmotivados por sus compañías: ¡¡¡¡BASTA YA!!!! Estamos aquí por vosotros y por los managers que os lo han permitido y han provocado esta situación.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Si planificas a largo plazo, pero decides a corto: tarjeta roja

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Hace unos meses, antes de empezar la liga, tuve la oportunidad de compartir mesa en una comida con el presidente del Betis y charlando sobre su decisión acerca de la duración del contrato con Pepe Mel-5 años-, le felicité efusivamente

El acelerador de las ventas: La productividad

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
La venta es una actividad donde la creatividad ocupa un lugar de honor y donde los vendedores estrella suelen ser la alternativa para mejorar resultados. Todo el mundo parece tener buenas ideas, aunque sinceramente creo que todas ellas

Tambien te puede interesar

Share This