¿Palmatada (patada / palmada)?: Lo mejor, criterios bien comunicados

Una película. Una de submarinos, americanada. Escena, el Segundo Comandante hablando con el Comandante. Contexto, amenaza de guerra nuclear, llevan sumergidos más de 20 días.

Antecedente previo: pelea en la cantina del submarino entre dos marineros por un tema absurdo que el Segundo Comandante presencia

La escena

“Segundo Comandante (SC): señor, los muchachos están un poco crispados, necesitan un poco de ánimo
Comandante (Com): Sr. Hunter, estamos en una situación de crisis nuclear, nos han preparado para esto
SC: así es Señor, pero después de tanto tiempo de tensión, con todas las cosas que han pasado, necesitan un respiro para poder seguir para adelante. Acabo de presenciar una pelea en la cantina por una estupidez. Como sigamos así cuando llegue el momento no van a saber responder. Están bloqueados…
Com: Su deber es cumplir la misión y lo harán, quizás necesitan otra patada en el culo…
SC: Señor, o quizás es momento de una palmada en la espalda…

El comandante con mirada despectiva, sin vacilar coge el interfono más próximo y habla a toda la tripulación

Com: a toda la Tripulación, les habla el Comandante. Me comenta el Segundo que les observa…cómo ha dicho?
SC:…Crispados…
Com: Crispados, les sugiero sólo una cosa. Llegado este momento, el que no se vea capacitado para cumplir la misión por la que han sido entrenados que abandone la nave inmediatamente! Corto!

Las miradas de los dos se cruzan y con tono derrotista el Segundo Comandante dice:

SC: Muy alentador Señor! “

El peligro nuclear y un submarino quizás sean condiciones extremas difícilmente extrapolables, pero por su fuerte carga ilustrativa, utilizo la escena.

Se podría decir que existen managers con una actitud coercitiva y otros con actitudes “motivadoras”, y que representarían los dos extremos de una escala. Podría existir una tercera categoría bipolar que actúa de una u otra manera según las circunstancias aunque esta tercera creo que es más teórica que practica.

Quien me envía el texto, y que no esta de acuerdo con estos planteamientos, propone una cuarta categoría que estaría caracterizada por la palmatada; algo así como una actitud en la que en cada acción contenga los dos ingredientes- la palmada y la patada-. Un intento de huir de las dos actitudes erróneas; pero la palmatada no resolvería el problema porque ni ella ni la patada ni la palmada deberían ser instrumentos del management.

El manager tiene que dirigir a su equipo desde una estrategia clara y una dinámica de funcionamiento, marco en el cual cada colaborador tendrá libertad para ejercer su responsabilidad. Ese marco debe ser comunicado claramente y debe convivir con un management cercano. El manager, además, debe comprometerse con el desarrollo de sus colaboradores para hacer de cada uno de ellos un excelente profesional.

Yo siempre he tratado de comunicar claramente los objetivos, la estrategia y la dinámica de funcionamiento; la obligación de hacer los objetivos y la cultura del esfuerzo forman parte de esta dinámica y cuando se actúa así ya no hace falta presionar a nadie para que cumpla con su cometido. El incumplimiento de objetivos es inaceptable y el cumplimiento de los objetivos es una obligación por lo que no es merecedora de ningún premio.

Cuando los resultados no llegan también se sabe que eso automáticamente desemboca en un plan corrector con todo el apoyo del manager y con dos finales alternativos predefinidos: la incorporación del empleado al grupo de los cumplidores o la desvinculación.

Puede parecer que el carácter individual es la base para marcar las formas y maneras del manager- porque no se podría llamar estilo de management-, y cuando esto suceda nos encontraremos ante un mal manager. El carácter individual será inevitablemente un ingrediente pero nunca debe ser el único ni el mas importante, sino secundario.

El criterio objetivo es la única base solida para construir un management coherente y eficiente y elmalabar propone un esquema que cumple ese cometido porque ha sido probado y reconocido como tal.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

La Remontada

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Tuve la suerte de formar parte de Vodafone durante los años 2002-2009 en los que dimos un buen bocado a la participación de mercado de Telefónica. Esto se produjo, porque un equipo nuevo, sin ataduras con el pasado, con un razonable

Management: Gracias Neymar por no ser manager

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
No había caído en la similitud entre los amigos de Neymar- y otras estrellas- con los acólitos que se agrupan alrededor de los malos managers- y ya voy fijando mi posición-,  Andrés me ha enviado el articulo adjunto y además

Tambien te puede interesar

Share This