Divide y venderás

No es un error ortográfico en el famoso “divide y vencerás”. Me refiero a la noticia aparecida esta semana sobre la reorganización de Hewlett Packard consistente en dividir la compañía en dos, cada una manejando una parte del portafolio actual de productos y servicios de HP.

No es la primera vez que HP decide un movimiento de este tipo, ya lo hizo cuando finalmente vendió todos los negocios de instrumentación y curiosamente lo que fue origen de la compañía acabó bajo un brand new name, Agilent Technologies. Lo que quedó bajo la enseña de HP fueron todos los negocios desarrollados o adquiridos en algún momento de su dilatada historia.

Puede parecer que tiene lógica este movimiento porque la línea divisoria entre productos- fundamentalmente de consumo- y productos y servicios para empresas y corporaciones parece bastante sólida, tan solida como ha sido desde hace mucho tiempo. Ojala este movimiento- acabe o no en venta- le salga bien a HP, compañía por la que siento especial cariño por los muchos y excelentes años que en ella pasé.

Hp ha sido una compañía con tecnología, que se constituyó en una autentica compañía global, con una cultura muy interesante para los empleados- al menos en mis tiempos- y con un complejo portafolios de productos y servicios. Esta última particularidad ha sido a veces una base solida sobre la que crecer gracias a las ventajas asociadas a las estrategias de diversificación- divide y vencerás- pero casi siempre se ha convertido en un laberinto difícil de gestionar.

Son ya más de 3 años los que Meg Whitman lleva en la posición CEO y en ellos tengo la impresión que no ha hecho nada interesante para HP, y que ha fallado al no dotarla de la estrategia necesaria para acometer los nuevos tiempos en los mercado de las Tecnologías.

Me atrevería a decir que desde antes de que ella llegase la compañía ya estaba bastante perdida, haciendo adquisiciones bastante absurdas e invirtiendo en segmentos de mercado donde no tenía ninguna presencia, y a los que llegaba tarde y con decisiones incorrectas; pero ella- Meg- no ha sido capaz de dar el necesario cambio de dirección, ha continuado las mismas prácticas erráticas, pero sin definir la nueva HP.

Poca credibilidad en Meg que finalmente ha seguido un camino hoy ya muy bien diseñado y empleado asiduamente por CEOs que ya han sido superados por la situación y que bajo el claim de ejecutar un movimiento estratégico se ponen en manos de los consultores de M&A, compañías poco preocupadas en el resultado de la transacción y muy interesada en los beneficios que la transacción en sí les va a reportar a ellos.

Diseñan una operación que es buena para todo el mundo: para ellos, para los accionistas que en su mayoría estarán ya bastante aburridos, para los dos CEOs- comprador y vendedor- que se llevaran un extraordinario botín y para los accionistas compradores que quizás están consiguiendo un precio chollo- en potencia, porque luego las previsiones estratégicas no se materializan-.

Todos ganadores excepto la compañía en cuestión- y sus empleados-, en este caso HP, que ya nunca será lo que fue o lo que pudiera haber sido si no hubiese tenido la desgracia de cruzarse con una “shinning star” como Meg.

A algunos empleados les tocará quedarse en la compañía base mientras que otros se moverán a la nueva compañía porque formaban parte del negocio que se separa. Luego en ambas compañías será necesario un movimiento de downsizing en aras de la racionalización y para conseguir la eficiencia proclamada en el movimiento. Los que finalmente se mantengan estarán poco motivados, ya sea porque se ven cada vez más pequeños y vulnerables  o porque sienten nostalgia de “su compañía”; y muchos, en ambos lados, porque además entenderán que el movimiento ha sido un error.

Estos movimientos estratégicos tiene muy poco de estratégicos y mucho de buscar soluciones imposibles para compañías que se han significado como inviables y que pasan a ser carnaza para el circo del M&A.

http://www.washingtonpost.com/national/hewlett-packard-may-split-into-two-companies/2014/10/05/9851f6fc-4cc7-11e4-aa5e-7153e466a02d_story.html

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Subdirectores generales y directores generales adjuntos

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
En estos días sale continuamente por la tele un subdirector general de un medio de comunicación y por otro lado, hace unos días, me presentaban a otro director general adjunto o adjunto a la dirección general (no recuerdo con

Dime cómo te relacionas y te diré cómo vendes

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Me sugiere Jokin que hable sobre la importancia de las relaciones personales  en las acciones comerciales. Jokin es un experto en esta parcela, defiende su importancia y es muy activo predicando su conveniencia. Las acciones comerciales

Tambien te puede interesar

Share This