Don Tancredo en versión manager

Leo esta expresión como cabecera de un post en el blog de Euroactive “Estar en medio de una carretera es muy peligroso, te puede atropellar el trafico en ambos sentido” y la saco del contexto y la rescato por lo bien que ilustra la situación de un manager indeciso o muy resuelto pero a no tomar ninguna decisión.

Cuando la autoconfianza brilla por su ausencia en la paleta de habilidades de un manager o cuando la carrera profesional de alguien le ha llevado a una posición inmerecida e inadecuada –aunque muy bien ganada por sumisión-, este manager actuará siempre en defensa propia y evitará significarse.

Temerosos de perder su posición o simplemente de afrontar complicaciones, los managers mediocres renuncian al celo profesional que les podría llevar a cometer un error, por el contrario se mantendrán en medio de la carretera, creyéndose protegidos por los guarda raíles- sus jefes a los que rinden pleitesía- y viéndolas venir por todos lados para finalmente se alejen. Pero como indica la expresión de cabecera su situación es cualquier cosa menos segura; aunque pueden tener suerte y mantenerse en esa posición durante muchos años, años que les irán reafirmando en su habilidad y que les van invalidando para cualquier reacción sensata.

Los managers deben ser los motores de la actividad de sus equipos y para ello tienen que definir estrategias, deben desarrollar profesionales eficientes y deben afrontar muchísimas situaciones que les llevarán a tomar numerosas decisiones y que les obligaran a mojarse.

Perfil de profesional poco brillante- más bien average- que busca una posición de manager por las ventajas económicas y de status asociadas, pero que interpreta el management como una tarea administrativa en la que será capaz de perdurar si es fiel a su amo y se comporta de manera que este- su amo- no reciba reprimendas por las actuaciones de su acolito.

Tampoco se puede apelar al talante y a “ser buena gente” para justificar ese comportamiento ya que no se debe confundir la forma y el fondo; este tiene que ser pura racionalidad mientras que es la forma donde cada uno decidiremos como actuar.

Algunas de las manifestaciones de este “don tancredismo”:

Tirar por elevación a la organización para justificar frente a su equipo determinadas situaciones y buscar culpables, mientras que recurrirá a la inculpación de sus colaboradores cuando tenga que dar cuentas a su jefe de errores y problemas acaecidos.

Tendrá una presentación donde cuente la estrategia de su grupo/unidad pero no tendrá ningún problema en ser el primero en saltárselo si esto conlleva evitarse tomar una decisión.

Definirá o apoyará una política de incorporación de colaboradores pero no tendrá ningún inconveniente en incorporar a alguien que su jefe le diga que tiene que incorporar.

Si es un director de ventas será el primero en saltarse las normas para conseguir un pedido que nunca debería aceptar pero que ayuda- gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones-.

No decidirá nunca, pasará los temas de comité en comité buscando siempre mas información o el momento adecuado o …………………….

No realizará ningún cambio y siempre encontrará una justificación para desoír las sugerencias y recomendaciones de sus colaboradores, y en definitiva, mantenerse al amparo- según su criterio- del “the same old way”.

Tampoco es recomendable la posición contraria de aquel que se significa por el mero hecho de hacerlo y por sacar ventaja de esa proyección de una imagen dinámica y arrolladora; estos individuos serían igualmente peligrosos para una organización, sin embargo su visibilidad les impide pasar desapercibidos y normalmente son localizados y neutralizados. El manager no debe tener aversión a la toma de decisiones y debe ser aspiracional e innovador pero cada movimiento debe estar basado en la racionalidad.

Evitemos que gente con falta de carácter, sin autoconfianza, con aversión a la toma de decisiones y autodefensiva llegue a las posiciones de managers. Debo decir que muchas veces la profesionalidad y brillantez de un colaborador genera en su managers muchísimas situaciones incomodas- hablo de experiencia propia-, pero bienvenidas sean.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

La función de ventas: roles y responsabilidades

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Este post es el mas visitado desde el inicio del blog hasta hoy, y no hablo de resultados acumulados sino consistentemente cada mes. He pensado que merecía la pena revisarle aunque mantiene exactamente el mismo contenido. Aunque ya

Welcome pack

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
He visto esta viñeta de Dilbert que me ha recordado la importancia que tiene para un equipo la incorporación correcta de sus nuevos componentes. Esta incorporación puede representar diferentes grados de complejidad: desde un cambio

Tambien te puede interesar

Share This