El management y la fuerza mental

Me sugiere Javier que escriba sobre la fuerza- sobre todo mental- que tiene que tener un manager para encarar con renovado entusiasmo cada nuevo día con todos sus acontecimientos y sobresaltos; ¿de donde se sacan las ganas y el ánimo para dirigir a un equipo cada día?.

 Voy a acotar el alcance de la exposición y las premisas: es un enfoque únicamente con consideraciones de management-sin echar mano de la psicología- y que asume que existen situaciones personales que contribuyen al establecimiento del punto de partida anímico de cada día en un manager, pero sin hacer consideraciones de ningún tipo sobre las interrelaciones entre lo personal y lo profesional.

Cada día el manager se enfrenta a acontecimientos planificados por él; acontecimientos planificados por alguien, y a los que él se incorpora; y por ultimo a una amplia variedad de noticias y situaciones inesperadas que pueden ser buenas pero que tienden a ser cualquier cosa menos agradables.

El nivel de ansiedad que cada manager sufre tendrá que ver con sus características personales y con su nivel de compromiso- su predisposición a cumplir-. Hay personas menos predispuestas por naturaleza a soportar la presión y esto no quiere decir que estén descalificadas para las posiciones de management sino que tendrán un mayor coste en salud y calidad de vida, coste que cada uno debe decidir hasta que punto aguantar.

La responsabilidad también aumentará la presión porque cuanto mayor sea el compromiso personal, mayor será la preocupación, y aquellos que juegan a aparentar empezarán el día menos presionados que aquellos que son conscientes de las dificultades con las que el día les va a obsequiar y de su sentido de la responsabilidad para que las cosas vayan bien.

Un apunte sobre el estado de ánimo eufórico provocado por buenas noticias; hay que tener mucho cuidado en mantener la compostura y no excederse en la trasmisión de la euforia; hay que vivir los buenos momentos y hay que aprovecharlos para corroborar como el buen trabajo se trasforma en buenos resultados, pero evitando siempre que la comunicación sea demasiado triunfalista- y despiste o descoloque al personal- y evitando también una cierta relajación.

Quiero extenderme mucho más sobre la situación de estado anímico bajo que desgraciadamente acompaña a muchos managers y quiero evitar en la medida de lo posible que los managers tiren la toalla frente a esas situaciones y se dejen llevar por los acontecimientos, o que sin tirar la toalla pierdan la compostura y agraven situaciones ya de por si complicadas creando un auténtico desconcierto y desazón dentro de su equipo.

No existen recetas mágicas y sobre todo no existen píldoras para ingerir cuando al llegar a la oficina nos damos cuenta que no nos encontramos en la forma necesaria para cumplir con nuestras responsabilidades. La ansiedad da la cara ante un acontecimiento pero su causa está en el pasado, por algo que no se ha entendido o motivado por una actuación incorrecta.

Como casi siempre el remedio está en la medicina preventiva, actuando de forma y manera que nunca lleguemos a encontrarnos fuera de juego. La clave, desde mi punto de vista, es el control de la situación trabajando de una manera estructurada- una estrategia y una dinámica de funcionamiento claras-, manteniendo siempre la coherencia- con criterio y consistencia, y sin perder la compostura-, planificando con rigor nuestra actividad e incorporándonos a las actividades planificadas por otros con la mejor predisposición- aunque su utilidad sea altamente cuestionable-.

Ante las malas noticias el manager nunca debe ser un elemento amplificador que cause un considerable deterioro en el ánimo de su equipo. Antes de comunicar debe haber asumido la situación y debe haber articulado un mensaje sobre el que construir para resolver la situación; tampoco debe ser iluso, ni optimista en exceso. Debe complementar el mensaje con una actitud tranquila, sin perder la compostura y sin dejar traslucir descontrol.

El ánimo y entusiasmo son vitales para que cada profesional desarrolle su trabajo adecuadamente pero en el caso de los managers, además, tiene que tener en cuenta que impactará en su equipo.

La compostura

La consistencia

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Una nota discordante sobre Liderazgo

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Liderazgo o condición de líder se utiliza con profusión como característica , hilo conductor y destino de un manager . Sinceramente me parece fuera de lugar porque la condición de líder es innata y no se puede enseñar , el que

Fuga de talentos

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Los movimientos de profesionales entre competidores es algo bastante normal, porque el conocimiento de una determinada industria o segmento de mercado condiciona la carrera profesional, adscribiendo a ese profesional a ese sector.

Tambien te puede interesar

Share This