Emprendedores y gestores

Parece que estos dos términos son antagónicos, o que al menos no suelen coincidir en la misma persona con mucha frecuencia. Para emprender, se requieren recursos económicos, que si no se tienen o tienen un coste importante, pueden llegar a evitar el desarrollo de la mejor idea. Pero lo que quiero resaltar aquí, no es la componente económica del emprendedor, sino su vocación y su coraje para acometer un proyecto de crear una empresa de la nada.

Los primeros pasos profesionales suelen marcar la trayectoria futura, y en un país como el nuestro, quizás cualquier persona con formación y potencial será conducida hacia la empresa como primera opción. A partir de ahí, salvo que tengas muy arraigada tu vocación emprendedora, y a poco que en tu empresa puedas hacer algún pinito “emprendedor “, la componente emprendedora se irá perdiendo. De este modo,  a medida que pase el tiempo, te convertirás en un empleado por cuenta ajena acostumbrado a trabajar con recursos, estando arropado siempre por una compañía, un grupo de compañeros y una inercia, que parece que conservará el status quo para siempre.

Puede aparecer una nueva oportunidad de  “emprender” si por circunstancias,  particulares o de entorno, se produce una desvinculación no deseada de una compañía. Si la persona se encuentra con el dinero de la indemnización y se enfrenta a un panorama de empleabilidad complicado, es posible que vea como la única opción, empezar un negocio. Esta situación se está dando en estos momentos de crisis profunda, siendo mi recomendación muy clara en el sentido de no tomar esa opción.

Para sacar adelante un proyecto de este tipo, la vocación y el saber moverse fuera de una empresa organizada, y en marcha, son mucho más importantes que la necesidad y el voluntarismo. Mi experiencia me dice que esas situaciones casi siempre acaban mal, después de haber drenado  el capital y de haber dejado alguna contingencia financiera a futuro.

La ocupación de agente, en aquellas actividades donde existe este papel, sí me parece una alternativa viable, porque es lo más parecido a trabajar para una empresa, y no requiere de grandes inversiones “at front”. Las franquicias tampoco me parecen la solución, porque aunque se supone que te facilitan el comienzo de la actividad, si realmente ésta es interesante, conlleva condiciones de entrada altas. De tal forma que en la actividad diaria, volverán a aparecer las disfunciones entre las características de un  negocio incipiente y las habilidades de los ex trabajadores de compañías.
Para el emprendedor de verdad, vocacional  y entusiasta, el mensaje es que se debe convertir en gestor, ya que las cualidades para crear un negocio no son suficientes para hacerlo crecer, y si éste no se gestiona adecuadamente, tarde o temprano, se dará una crisis de crecimiento.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

La curva de la vitalidad o como forzar las curvas de rendimiento

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas |
Gracias Andrés por el artículo que me pasaste sobre Microsoft y su sistema de evaluación de rendimiento. Adjunto el enlace, pero he entresacado algunos párrafos: “El 20% superior, los top permorfers, reciben los ascensos y los

Managers: Un ejemplo, El Cholo

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
El Cholo ha sido el mejor entrenador de la liga española, arrasando frente a Ancelotti, absolutamente perdido- 0 puntos de 6 en los enfrentamientos directos- , y mejor que el Tata que no ha tenido tiempo suficiente para aclimatarse,

Tambien te puede interesar

Share This