¿ERES VOLUNTARIO?

Podría parecer que estoy animando hacia una colaboración social mediante esta pregunta pero realmente me refiero a los Expedientes de Regulación de Empleo de los que quiero hablar en este post. En general y también sobre una característica de casi todos ellos, la voluntariedad.

Los ERES y las Suspensiones de Pago son herramientas que considero necesarias en una economía de mercado. Supongo que ambas fueron bienintencionadas y que como todo en la vida su éxito y su fracaso están más relacionados con la aplicación que se hace de ellas que con la bondad intrínseca de las mismas.

Ambas herramientas están pensadas para dar oxígeno a una empresa que se encuentra en dificultades, para que en ese momento crítico se blinde frente a los acreedores y pueda adelgazar su organización y por tanto su estructura de costes. Y con estas dos ayudas, mucho esfuerzo y un management resolutivo, conseguir darle la vuelta a la tendencia de los resultados y volver a la senda de la rentabilidad.

Pero cuando nos situamos en España nuestra creatividad no nos va a permitir utilizar estas herramientas siguiendo el manual, sino que tirando de nuestra tendencia natural a la pillería y  a hacer trampas buscaremos aplicaciones diferentes.

Las Suspensiones de Pago, en su mayoría, son ya quiebras técnicas y se declaran para liquidar la empresa dejando las deudas frente a la insolvencia de los dueños, para que estos inmediatamente abran otro chiringo y sigan con su actividad. Han puesto el contador a cero aunque siguen siendo los mismos perros con distintos collares.

Y los ERES se utilizan como operaciones de embellecimiento. Todo el exceso acumulado por las malas prácticas continuadas de management se resuelve con una liposucción. Pero no con una porque quizás esos managers repitan la operación de forma periódica porque además están incluidas en las prestaciones de la Seguridad Social.

Para realizar un ERE no es necesario que la compañía pierda dinero y se acogen a él compañías que en términos absolutos están generando ganancias aunque en términos relativos estén disminuyendo. Y esto no es de ahora, de cuando tenemos crisis, sino que es una práctica que yo recuerdo desde que tengo uso de razón como trabajador.

Los ERES son consecuencia de la falta de decisión de los managers ante el incumplimiento sostenido de muchos empleados, manager y no managers. La falta de foco en la faceta del people management y el conformismo ante el mal rendimiento de los empleados son la causa raíz de todos los males de las compañías. Pero existe la enzima prodigiosa que combate los excesos y la acumulación de grasas corrigiendo todos los errores acumulados.

Y comparo el ERE con la liposucción porque tienen en común ser soluciones drásticas para resolver problemas que se podían haber evitado y porque cuando te acostumbras a ellas crean adicción. Las incorporas en tu modus operandi y cuando toca te haces una.

Pero no en todo son similares, porque la liposucción es medicina privada y además quieras que no tienes que pasar por el quirófano. El ERE lo haces con la cartilla de la Seguridad Social y si hay dolor nunca es para el que lo ejecuta sino para los injustamente ejecutados.

Partiendo de la base de que la mayoría de los ERES serian evitables si los managers impidiesen el deterioro de las organizaciones, si finalmente se llega a él hay un par de elementos que me parece fundamental observar: el equipo de dirección no puede sobrevivir al ERE y este nunca debe ser voluntario.

Es evidente que el equipo de dirección es el único responsable de la necesidad de realizar un ERE y parece un contrasentido que sean ellos los que continúen al mando una vez que se ha “solucionado” el problema, porque no hay que ser Einstein para adivinar lo que va a volver a ocurrir.

Que sea voluntario es una guasa, y la mayoría de ellos lo son porque desde un principio los sindicatos han incluido esa petición dentro de su paquete de “negociación”. Y los sindicatos lo piden porque así se aseguran que sus amigos pueden entrar y ellos muestran su poder antes sus colegas. Petición por otra parte innecesaria porque si eres “amigo” de los sindicalistas, eres por merito propio, miembro de pleno derecho de cualquier ERE.

Que es absurda la voluntariedad cae por su propio peso porque si los 200 mejores profesionales de una compañía se apuntan a un ERE de 200, la compañía se descapitaliza y será menos competitiva que antes del ERE. Y si es voluntario, a mi pesar, no puede ser restrictivo e impedir que se marche un empleado que así lo desea.

Los ERE son evitables y cuando se producen deberían conservar el espíritu para el que se crearon retirando al equipo de dirección que ha llegado hasta allí e impidiendo que los mejores profesionales se vayan.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

elmalabar en pocas palabras (5/7): Ejecución

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Le ejecución no tiene vida propia porque sin un marco estratégico y sin una dinámica de funcionamiento, difícilmente llegará a ser eficiente. El manager, sobre todo el de gestión, tiene que ser consciente de este hecho y encarar

Management: Toni, Rafa Nadal y la exigencia

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Toni Nadal no habría hecho de mí el número 1 de la ATP, pero igual de cierto es que no cualquier entrenador lo hubiese hecho de Rafa Nadal. En su carta de despedida Toni descubre para los managers “distraídos” un secreto- a

Tambien te puede interesar

Share This