La compostura

En la entrada del blog del 7 de febrero de 2011, “Planteamiento vs. Improvisación”, expresé mi respeto profesional por Mou y Pep ya que tienen muchos de los valores que yo aprecio en un manager, siendo ambos en ese momento, referencia para mí. Explicaba también, que el éxito de Pep no se debía tanto a una mayor calidad como técnico frente a Mou, sino a una historia bien trenzada, heredada por el catalán, que en el Madrid brilla por su ausencia, siendo la alternativa fichar todos los años a los mejores jugadores y empezar un nuevo proyecto (bueno, un nuevo “no proyecto”).

Acepté el estilo agresivo del portugués porque entiendo que es parte de su táctica. Asumo que cada manager tiene que marcar su propio estilo acorde con su personalidad, siempre y cuando este estilo no traspase unos límites razonables y no perjudique a sus objetivos ni a la imagen de su compañía.

Creo que para un manager es también fundamental mantener la compostura cuando las cosas van mal o cuando aparece un problema en su gestión. En estas situaciones, el manager tiene que mantener la calma y no perder los nervios, sintetizando la información disponible (aunque no sea toda), identificando cómo solucionar el problema y quién debe ser el encargado de hacerlo. A partir de ahí, debe tomar rápidamente todas las decisiones que sean necesarias. De esta manera, sus colaboradores y su entorno tendrán confianza en la resolución; muy diferente sería si el manager pierde los nervios y empieza a dar palos de ciego complicando todavía mas la situación original, creando incertidumbre y desconcierto en sus colaboradores y en el entorno.

Por estos motivos, borro a Mou como referencia para los managers. Su estilo ha sobrepasado los límites razonables, ha calentado el partido siendo él mismo el que se ha quemado. Ha perdido la compostura y con su experiencia debería estar acostumbrado a las decisiones incorrectas de los árbitros, que unas veces perjudican y otras favorecen. Sin embargo Mou ha resultado expulsado y después se ha despachado contra todos.

En resumen, el estilo de un manager debe ser consistente con su carácter y seguir un patrón generalmente aceptado sin llegar a perder su compostura

Mas contenidos de / Antonio Alemán

¿Es suficiente el esfuerzo para cobrar los incentivos?

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Pues no. Los incentivos sólo se cobran por el cumplimiento de objetivos y nunca por haber hecho el mejor esfuerzo sin haber obtenido resultados. Los incentivos son una forma de retribución individual, variable, tremendamente simple

Management: la epidemia de la mediocridad

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Me ha gustado mucho este articulo aunque hago una enmienda semántica cambiando líder por manager-me parece mucho más adecuado- y traduciendo average como mediocre porque creo que ese el matiz del articulista. El articulo habla sobre

Tambien te puede interesar

Share This