La experiencia

Según el diccionario experiencia es “conocimiento de la vida adquirido por las circunstancias y situaciones vividas”.

Cándido Méndez, en su re-elección como cabeza de su sindicato, ha utilizado este argumento para definir la ejecutiva  que tiene que hacer frente a los tiempos que corren y que desaconsejan que gente más joven se incorpore, dando como resultado que no haya ninguna cara nueva. Si alguien joven hubiese utilizado este argumento quizás me lo podría creer, aunque cuestionaría la forma en la que la organización prepara sucesores, pero claro lo dice quien se ve beneficiado por la decisión manteniéndose en el machito y manteniendo a sus acólitos.

Debo reconocer que la continuidad de Méndez es coherente con la obsolescencia de las organizaciones sindicales y sin saber que fue primero si el huevo o la gallina, todo concuerda. Los sindicatos son organizaciones indigentes que viven de la caridad del Estado y de los “liberados de las empresas”, organizaciones sin ningún debate interno y organizaciones (los grandes sindicatos) encamadas, que van a todos los sitios juntas y entre las que no existe ningún tipo de confrontación.

¿Alguien sabe quién es Pili y quien es Mili? , ¿alguien sabe cuáles son sus programas?, ¿en qué se diferencian unos de otro? Pues si la respuesta es la que me temo, más valdría tener solo uno y dedicar la mitad del presupuesto y “desliberar” a la mitad de los liberados. Está claro que los derechos de los trabajadores deben ser defendidos, pero sinceramente no creo que estos sindicatos sean quienes lo deben hacer.

En las empresas también se tira de la experiencia como elemento, ya no como muy deseable, sino como requisito para estar en un comité de dirección. En muchos casos la razón, aunque no tan visible, es la misma que la de los sindicatos, mantener a los componentes del comité en sus posiciones, ya que aunque los resultados sean patéticos, les dispensa la crisis. Y ellos que se han visto arrastrados, de repente van a ser capaces de salir. Vaya, una corriente violenta, pero a favor, te ha descontrolado la embarcación y ahora contracorriente vas a ser capaz de remontar.

La experiencia ni se compra ni se vende y solamente se acumula a través del tiempo pero es pura repetición, sin valor, salvo que esas vivencias se vayan asimilando y se vayan convirtiendo en criterios que vayan mejorando la capacidad de toma de decisiones. Se requiere el equivalente al metabolismo que impide que las calorías se conviertan en pura grasa perjudicial.

La experiencia es el complemento perfecto para quien posee criterio, capacidad de análisis y de síntesis, y así, con esas vivencias asimiladas, se va reforzando esa facilidad para decidir correctamente.

Por tanto la experiencia:

  • No es acumulación de trienios.
  • No se adquiere por atajos, pero requiere un organismo preparado para asimilarla.
  • Cuando un equipo no da resultados, casi automáticamente se puede concluir que no tiene experiencia por muchos años que lleve “dirigiendo”.
  • Sobre todo tiene fecha de caducidad, porque los nuevos tiempos requieren de nuevas habilidades y nuevas fórmulas que son incompatibles con las anteriores.

La capacidad de management es el elemento fundamental para el éxito, siendo complementaria la experiencia, así, esta ecuación (management x experiencia) arroja siempre un mejor valor siempre y cuando la experiencia no sea cero y por ello en bastantes casos  las nuevas generaciones  suelen ser mejor opción por su preparación para dirigir y mayor frescura para realizar cambios.

En un momento como este hay que apostar por los mejores y más preparados independientemente de la edad y de su DNI, ya que lo lógico sería que en un comité de dirección hubiese siempre una mezcla de gente con experiencia, managers en plenitud y maduros, y gente nueva, es decir, managers en evolución ascendente.

Y ante la duda, si se me pidiese un posicionamiento digital entre experiencia y management skills siempre me iría por la segunda, sobre todo si los resultados son malos o muy malos y se requiere una auténtica regeneración de la compañía.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Ventas: Pseudovendedores

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Esta tira de Dilbert me parece que satiriza muy claramente una situación que se ha instalado en muchas fuerzas de ventas y que consiste en crear una categoría de "vendedores" que son considerados vendedores pero que fallan en el

Dirigir en tiempos revueltos

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
He recibido dos sugerencias, gracias Carlos y Chema, relacionadas con situaciones económicas difíciles que convierten los presupuestos en inalcanzables y que pueden llevar a la frustración. Este puede ser el caso de alguna organización

Tambien te puede interesar

Share This