Los entrenadores de los atletas olímpicos un excelente ejemplo para los managers

Los entrenadores olímpicos son un excelente ejemplo de consecución de resultados a medio y largo plazo mediante una planificación muy precisa del trabajo del día a día durante largos periodos de tiempo.

Son un ejemplo en contraposición con la falta de habilidad e interés que demuestran la mayoría de los managers frente a la planificación. En nuestras empresas sobresale la improvisación y la “creatividad” para convertir ese defecto en un “estilo de management”.

Un atleta olímpico trabaja para alcanzar unos objetivos a 4 años, quizás con unas metas intermedias- a los 2 años- en los campeonatos del mundo. Quizás su prueba no le lleva mas de un par de minutos en los que se juega todo. Pero para que ese par de minutos sean de oro tiene que estar inspirado al máximo, y curiosamente esa inspiración, ese momentum, tiene que ver sobre todo con el trabajo de los cuatro años precedentes.

Durante esos 4 años el atleta debe realizar actividades de todo tipo- no solo físicas y no solo ensayar su prueba- aburridas y exigentes. El entrenador debe convertir la obtención de la marca- ese día de las Olimpiadas- en un plan de trabajo detallado y tremendamente exigente.

Además debe ser capaz de mantener la tensión del atleta para que se entregue al máximo en cada actividad del plan. Aquí la capacidad de influencia es fundamental para que el atleta asuma que cada mínima actividad es necesaria para conseguir la marca el día D. Estamos hablando de una situación en la cual desde la acción diaria difícilmente se puede vislumbrar el resultado final, y en este sentido la verdad es que en las empresas los resultados se suelen manifestar mas tangibles.

En las empresas los managers nunca se enfrentan, quizás, a un periodo tan largo para la consecución de los objetivos por lo que la deseada meta esta mas cercana ayudando a mantener de una forma natural la tensión necesaria para competir y ganar. Además, debería ser mas fácil la traducción del objetivo en una estrategia y un plan de acción, .

Mi experiencia es que muchísimos managers adolecen de la capacidad de planificación y no se paran mucho a pensar estructuradamente en la estrategia- las ideas genéricas para llegar al objetivo- y luego dentro del marco de la estrategia pensar en las actividades concretas a ejecutar.

Confunden la estrategia con los planes- mas allá de las discusiones semánticas al respecto- y como mucho llegan a una colección de “cosas a hacer”. Pero ahí no acaba el drama sino que ese documento- en general bastante flojo- se suele guarda en un cajón o en un flle para que duerma el sueño de los justo sin jugar el importante papel que le corresponde: ser la guía de toda la actividad y de cualquier análisis de la evolución.

Esta semana leía en un blog algo así como “trucos para cerrar un pedido”, una guía para quitar el miedo a los vendedores a cerrar. Pues para cerrar un pedido no se necesita ningún truco, es algo que acontece naturalmente si la gestión de ventas se ha realizado correctamente; por el contrario es algo que nunca sucederá si dicha gestión no se ha hecho correctamente, por tanto el truco es enseñar a los vendedores a vender mediante un proceso de ventas.

No hay trucos para ganar la medalla de oro y sí un trabajo excepcional durante los 4 años anteriores, bajo la dirección de un buen entrenador.

Mis felicitaciones para todos esos excelentes entrenadores que pese a haber hecho un gran trabajo no tienen la visibilidad ni el reconocimiento que desde mi punto de vista se merecen.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

Management: ¿La vulnerabilidad un activo?

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
No me parece que la vulnerabilidad sea una característica de un buen manager y en este sentido creo que el articulista se equivoca en su enfoque. De la definición de vulnerabilidad nada bueno se puede extraer: “being capable of

El universo del management:¿Quién es quien?

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Cuando trabajo con managers siempre me gusta hacer la distinción entre dos grandes categorías que, desde mi punto de vista, existen y están bien diferenciadas. Sin embargo cuando se plantean cursos de formación casi nunca se tiene

Tambien te puede interesar

Share This