Management: En España se aparca en la calle

Amplio artículo en ELPAIS sobre el icónico garaje como referente de una sociedad altamente preparada para invertir en proyectos emprendedores. Visité hace muchos años el primer garaje de la historia y trabajé con mucha ilusión en la compañía que de allí surgió.

No estoy seguro de que el “garajismo” sea la pieza clave del éxito del emprendimiento en USA pero si estoy seguro que deberíamos aprender mucho de ellos aquí en un país en el que parece que desde siempre tenemos la costumbre de aparcar en la calle.

La base del emprendimiento está en la práctica de invertir con riesgo para conseguir altos retornos, buscando para ello emprendedores innovadores cuyos proyectos puedan ser viables si consiguen los fondos requeridos para armarlos financieramente.

Nuestra historia no constituye el sustrato adecuado para que en nuestros días pudiésemos disfrutar de una sociedad emprendedora. Siempre ha estado mal visto el gusto por trabajar- ahora consideramos desleal la competencia de los chinos y en su día echamos a los judíos- y hemos desarrollado las mil y una maneras de vivir con el menor esfuerzo posible. Paraíso de subvenciones que soporten la incompetencia, y de subsidios que desalienten a la actividad.

Aquí no existen inversores sin aversión al riesgo, cualquier inversión en emprendimiento se realiza como alternativa ventajosa a los productos financieros estándar de bajo o nulo riesgo; y se busca la cuadratura del círculo: alto retorno, bajo riesgo- aunque se supone que el premium en rentabilidad lleva un riesgo asociado- y dividendos desde el primer día- sin esperar el tiempo necesario para la maduración de cualquier proyecto innovador-.

Con este panorama el emprendimiento no es una opción natural, difícil de elegir frente al trabajo por cuenta ajena o los empleos de por vida en la Administración Pública. A muy poca gente se le ha pasado por la cabeza emprender y la mayoría de los emprendedores llegan a él en defensa propia.

El emprendimiento- como las pymes- es teóricamente una prioridad social y económica de este país, tanto para la Administración como para las grandes compañías, y por ello  forma parte de los programas electorales y aparece profusamente en los planes de marketing. Paripé y fuegos artificiales para votantes y clientes, pero parches inútiles frente a la falta de inversión real.

Muchas cosas tienen que cambiar para que se pueda decir que nuestra sociedad es emprendedora y sinceramente no hay ninguna señal de que las cosas estén cambiando ni de que se quieran cambiar. Pero incluso con este panorama donde el emprendimiento es misión imposible existe una minoría de emprendedores reales- con genes y voluntad- que intentan sacar adelante proyectos innovadores que se podrían convertir en empresas competitivas si realmente existiese un tejido solido de inversores de riesgo.

Cuando ese emprendimiento es además social, apaga y vámonos. El emprendimiento social no es tercer sector sino iniciativas empresariales acometidas con una alta sensibilidad sobre temas sociales- trabajo justo, precio justo, conservación del medio ambiente…- que le restan competitividad frente a otras compañías con planteamiento empresariales mas relajados.

Convivo con emprendedores sociales y he tenido la oportunidad de conocer excelentes proyectos innovadores, no sociales. En ningún caso existía la mínima financiación necesaria para que unos y otros saliesen adelante.

En muchos casos las únicas fuentes de “financiación” disponibles son alternativas- tan ingeniosas como inútiles- como por ejemplo el crowdfunding, los business angels, y family and friends.

Para el emprendimiento se requiere un cambio social a gran escala que propicie la inversión con riesgo, mientras tanto las ayudas económicas sí que podrían favorecer las iniciativas de autoempleo, menos demandantes de recursos económicos y con más facilidad de puesta en marcha.

El artículo:

http://elpais.com/elpais/2014/11/24/icon/1416831260_738423.html

Mas contenidos de / Antonio Alemán

El “emprendimiento interno” y el toreo de salón

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Me envía Carlos una sugerencia para que opine sobre lo que él define como “el emprendimiento dentro de una organización” y “de cómo desarrollar esa habilidad junto a los deberes que debe ejercer el manager” y “no solo

El Papa y Rajoy

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
En esta ocasión, Antonio me pasa un artículo de Forbes en el que se ensalzan determinados planteamientos y actitudes del Papa que la revista considera modelo a seguir por un CEO que se precie, al mismo tiempo que  salen unas declaraciones

Tambien te puede interesar

Share This