Si planificas a largo plazo, pero decides a corto: tarjeta roja

Hace unos meses, antes de empezar la liga, tuve la oportunidad de compartir mesa en una comida con el presidente del Betis y charlando sobre su decisión acerca de la duración del contrato con Pepe Mel-5 años-, le felicité efusivamente porque me parecía una excelente idea acoplar la duración de un proyecto, con la duración del contrato del profesional que lo va a dirigir.

Ahora resulta que después de un par de meses, Mel esta en la calle, circunstancia que lamento pero que me ayuda a ejemplarizar otra situación de Management que desgraciadamente también ocurre en las empresas, aunque no se viva en directo.

He escrito sobre Fergusson como excepción, que debería ser la regla, de la relación entre un entrenador, su cuerpo técnico y los clubs. Creo que es obvio que la posición de entrenador es fundamental en un club y sin embargo, por las situaciones que se viven cada día, parece un servicio casi externalizado.

Se ficha un entrenador, generalmente por un periodo corto, 3 años, o cortísimo, una temporada. El entrenador aterriza con su cuerpo técnico y exige unos determinados jugadores que curiosamente suelen firmar contratos más vinculantes. El técnico llega con su estilo, que en casi ningún caso contemplará el estilo anterior, si es que existía, pero que en general será diferente al que utilizaba el defenestrado. Con el paso del tiempo, los resultados no llegan, por lo que el entrenador y su cuadro técnico se van por donde han venido y vuelta a empezar, se vuelve a externalizar pero además el club se queda con unos jugadores al gusto del cesado.

Sin embargo, si Pepe Mel ya era conocido y había demostrado su valía, de modo que la directiva le reconoce la capacidad para dirigir un proyecto a 5 años ¿qué quiere decir la decisión de desvinculación a los tres meses?:

1) Renunciar a hacer el proyecto a largo plazo por considerar que es un error.

2) Seguir creyendo en el proyecto perdiendo, de repente, la confianza en el director. El presidente ha querido parecer moderno y aunque no había ningún proyecto, ni nada que se le pareciese, el contrato a 5 años proporcionaba un plus en el reconocimiento personal.

Pues podemos elegir cualquiera de ellas y estaremos ante una frivolidad. No comparto que los contratos con entrenadores se firmen con tan poca consistencia pero, es lo que hay, y es más coherente hacer lo que todos que querer arrogarse las maneras de un estratega.

Las empresas tienen que acometer proyectos a largo plazo, de hecho una empresa que se precie es un proyecto que se debe diseñar para que dure décadas y por tanto las empresas requieren de managers que sean capaces de tomar esas decisiones y que después sean capaces de mantener el rumbo sin grandes cambios. Que sean capaces de dirigir con consistencia, personalidad y agallas para que la estrategia dé sus frutos a pesar de las tensiones y vicisitudes del mercado.

Un director general que hubiese actuado como la directiva del Betis debería dimitir instantáneamente, por haber tomado una mala decisión estratégica-los 5 años- o por haber decidido contra la estrategia con tanta rapidez.

Mas contenidos de / Antonio Alemán

La Remontada

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
Tuve la suerte de formar parte de Vodafone durante los años 2002-2009 en los que dimos un buen bocado a la participación de mercado de Telefónica. Esto se produjo, porque un equipo nuevo, sin ataduras con el pasado, con un razonable

Las malas noticias

Antonio Alemán Archivo: Dirección de Ventas
En los tiempos donde las malas noticias son la regla me sugieren que opine sobre cómo se deben dar y esto es lo que voy a hacer. Voy a contemplar aquellas noticias que afectan a un colectivo, empresa, equipo o grupo de trabajo y no

Tambien te puede interesar

Share This